75899174
LD (55) 75899174
Horarios de atención
8:00 am a 6:00 pm

CONTÁCTANOS

Llena el siguiente formulario, enseguida nos pondremos en contacto contigo


Blog

08 Jul 2016 07:00

Después de catorce años, en la Ciudad de México, se declaró un estado de emergencia por la contaminación del aire. Desde el 5 de abril y hasta el 30 de junio del año en curso, las autoridades ampliaron el programa Hoy No Circula, una restricción en la circulación de transportes motorizados a gasolina. Esto genera problemas de movilidad por la metrópoli, pero al igual, genera pérdidas económicas debido a que se frena la cadena de productividad. De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO): “Los costos asociados a la contaminación ascienden a 4 mil 124 millones de pesos al año, de los cuales 728 millones se relacionan con gastos en salud y 3 mil 396 millones a pérdidas en productividad. Las deficiencias en la movilidad metropolitana provocan una pérdida de 3.3 millones de horas hombre al día, lo que equivale a un valor de 33 mil millones de pesos perdidos”.

Esto afecta los canales de distribución, desde el abastecimiento de comercios y la distribución de productos a los consumidores, hasta la pérdida que sufren los mismos negocios al tener que conseguir mercancía en lugares cercanos.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) realizó, durante la Fase 1 de Contingencia Ambiental Atmosférica por Ozono, visitas aleatorias a empresas que emiten contaminantes atmosféricos para verificar que cumplieran con las obligaciones ambientales requeridas, éstas consisten en reducir la productividad entre un 30% y 40%.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME) informó que: “Mejoró la vialidad temporalmente y bajó el consumo de gasolina en un 5%. Se redujo más el consumo de combustible de los coches nuevos e incrementó el uso de transporte público altamente contaminante.“ El jefe de gobierno Mancera Espinosa señaló que su gobierno ya trabaja con las instituciones bancarias para renovar las unidades.

El transporte público concesionado, por su parte, parcontingencia-ambientala atender los problemas de la contingencia y poder movilizar a la ciudadanía redujo hasta 2.5 pesos de su tarifa en 873 autobuses y los transportistas de las rutas 1 y 111 redujeron 3 pesos de la misma. Los sistemas RTP, Trolebús y Tren Ligero ofrecen un servicio gratuito. Además, 10.000 taxis de 295 bases redujeron hasta en un 50% el banderazo; es decir, de $13.10 a $7 pesos. El coordinador del Grupo de Movilidad Vanguardia (Mova), Alejandro Luna aseguró que para un mejor servicio y calidad en el transporte es necesaria una tarifa y apoyo por parte del gobierno para poder mantener la flotilla y renovarla.

Sergio Hidalgo, director general de OHL México, dijo a analistas en conferencia que se redujo en un 7% el número de vehículos que utilizaron las autopistas urbanas de OHL México creando pérdidas para el consorcio.

Por otra parte, las alternativas móviles en la ciudad aumentaron en gran tamaño. El Instituto del Fondo de Fomento y Garantía para el Consumo de los Trabajadores (FONACOT) duplicó los préstamos para la compra de motocicletas y triplicó las solicitudes de crédito para bicicletas y precisan que este año se invertirán 14 mil 500 millones de pesos en créditos en el país para atender las necesidades de los trabajadores.

La metrópoli está adoptando una nueva cultura de movilidad. Hace cuatro años se creó Carrot, un sistema para compartir auto (car pooling), qué, durante estos meses de contingencia tuvo que incrementar su flotilla y la forma de registro para dar abasto a los ciudadanos. Afirman que al finalizar el año casi duplicarán la flotilla de 90 autos disponibles. Otra alternativa ha sido Econduce, un sistema de scooters eléctricos que funciona de manera muy similar a Ecobici que, durante los últimos dos meses tuvo un incremento del 70% en general, tanto en registro como en uso.

Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente, anunció, a partir del 13 de junio, la implementación de un programa que permitirá medir los impactos económicos y de la salud ocasionados por los cambios en la calidad del aire.

Es imperativo frenar la contaminación pues la ciudad, dada su cantidad de habitantes, es cada vez más propensa a emergencias como esta. Algunas medidas que se podrían adoptar para evitar contingencias serían:

  • Incentivar al personal a utilizar medios alternativos para recorrer la ciudad, como bicicletas y transporte eléctrico
  • Alentar a compartir transporte o generar rutas compartidas entre la flotilla (car pooling).
  • Implementar redes de trabajo en casa (in-home o home office) algunos días.
  • Cambiar horarios de entrada de oficinas para evitar aglomeraciones y tráfico.
  • Las grandes empresas podrían proveer de transporte colectivo al personal.
  • Reciclar, Reducir, Reusar y Recolectar correctamente los residuos.
  • Generar azoteas verdes.

No podemos frenar la productividad, pero podemos cambiar la falta de conciencia ambiental y ayudar a regenerar la calidad del aire. Es un problema que afecta a la ciudad en todos sus niveles.