75899174
LD (55) 75899174
Horarios de atención
8:00 am a 6:00 pm

CONTÁCTANOS

Llena el siguiente formulario, enseguida nos pondremos en contacto contigo


Blog

21 Oct 2016 07:00

Los productos de limpieza como el cloro, detergentes, desinfectantes y desatascadores, por mencionar algunos, contaminan el medio ambiente en gran medida por contener sustancias químicas que además son potencialmente peligrosas para la salud.

Los productos más perjudiciales son los que llevan etiqueta naranja señalando que son explosivos, inflamables, irritantes, nocivos, tóxicos, corrosivos o infecciosos y más al ser desechados por el drenaje, pues llegan al aire, lagos, ríos y océanos ocasionando daños a la salud como:

  • Alergias
  • Asma
  • Dolores de cabeza, sueño y mareos
  • Náuseas
  • Daños a la vista, al sistema nervioso y al sistema inmunológico
  • Alteraciones a la fertilidad
  • Problemas del hígado
  • Irritaciones en la piel
  • Envenenamiento
  • Desequilibrios hormonales
  • Cáncer

La cantidad de desechos que se genera es impresionante, pues la mayoría de los agentes limpiadores contiene fósforo, nitrógeno y amoníaco, mientras que los envases generalmente son de plástico.

Los detergentes son productos que se usan para la limpieza y contienen un agente tensoactivo que modifica la tensión superficial del agua, disminuyendo la adhesión de las partículas de suciedad. La mayoría de estos contienen sosa, la cual extingue los microorganismos del agua que tienen como función natural degradar o digerir los residuos de los desechos. Además, cuentan con otros componentes complementarios que facilitan la acción de limpieza como:

  • Coadyuvantes: ayudan a la acción de los tensioactivos. Principalmente lo que hacen es tomar el calcio y el magnesio para evitar la precipitación.
  • Aditivos: son los blanqueadores y suavizantes.
  • Auxiliares de presentación: que determinarán la estructura del detergente, como agua para que sea un líquido (gel) o colorante si se desea sólido (jabones).

Los detergentes, debido a sus cualidades y el uso que se les da, están destinados a acabar en la natusustancias químicasraleza; específicamente en el medio acuático o mundo marino, pues la mayoría se aplica con agua. Hay que tener mucho cuidado con el manejo de estas sustancias químicas pues:

  • Los tensioactivos son tóxicos
  • Son sustancias orgánicas, y al degradarse consumen oxígeno, pudiendo causar anoxia (falta de oxígeno)
  • Pueden provocar eutrofización; enriquecimiento en exceso de nutrientes que disminuyen la calidad del agua y pueden dañar irreversiblemente un ecosistema
  • Las espumas que producen los tensioactivos aumentan la superficie limpiadora, aunque perjudican las plantas depuradoras y los ríos
  • Pueden llegar a contaminar aguas subterráneas ya que los tensioactivos suelen ser absorbidos y retenidos por el suelo
  • Tienen efectos sobre la coagulación y sedimentación
  • Contribuyen al smog

La alternativa y solución parcial a esta problemática, es la limpieza verde. Son los detergentes ecológicos que no tienen sosa cáustica, hidróxido de sodio ni polifosfatos, en cambio, contienen un tensioactivo altamente biodegradable y el blanqueador es de perborato de sodio Su uso representa una solución práctica. Estos limpiadores están formulados por elementos naturales llamados enzimas, que ayudan en la labor de limpieza natural del agua una vez que ha sido utilizada, además de no dañar la piel ni la ropa.

Hay más sustancias naturales que se pueden utilizar para limpiar, como el bicarbonato de sodio, la glicerina, peróxido de hidrógeno, jabones y detergentes a base de aceite vegetal al igual que el vinagre, son amigables con el ambiente, pueden ser reutilizados y no dañan al ecosistema ni al organismo

Hay una gran variedad de productos de limpieza y es necesario desarrollar una cultura de seguridad realizando un consumo razonable, particularmente de los productos que contienen sustancias químicas que son corrosivas, reactivas, tóxicas, explosivas o inflamables, incluyendo cuando algunas se convierten en residuos peligrosos, a fin de evitar riesgos.